El contacto de las piedras volcánicas calientes estimula el riego sanguíneo, relajando el cuerpo a un nivel profundo. La conexión entre las piedras volcánicas y el cuerpo es conocida desde hace miles de años en la medicina china.

La colocación de las piedras unida con la aplicación de las manos, ayuda a dirigir el flujo vital de energía a zonas bloqueadas realizando un equilibrio energético.
Las piedras calientes (50°) incrementan el riego sanguíneo y el metabolismo celular, mientras que las frías (8°) originan vasoconstricción y liberación de histamina que actúa sobre el dolor y los procesos inflamatorios. El contenido en hierro de las piedras de basalto ayuda a retener el calor durante el masaje. Los masajes con piedras calientes volcánicas son beneficiosos tanto a nivel físico como psicológico.

piedras3

Un elemento fundamental del masaje realizado con piedras volcánicas, lo constituye la aplicación de piedras calientes y frías que actúan a dos niveles:

De forma estática, ejerciendo presiones terapéuticas en puntos concretos. El calor de las piedras ayuda a que los músculos se relajen, permitiendo que el terapeuta de masaje pueda manipular los tejidos profundos con mayor eficacia.
De forma dinámica realizando maniobras de masaje bien definidas. Un masaje con piedras calientes puede proporcionar mayor alivio debido a la naturaleza propia e intensa del masaje.

El calor, desprendido lentamente por las piedras, contribuye a relajar los músculos. El aumento de la temperatura provoca, además, la sudoración, lo que ayuda a eliminar las toxinas.

Tarifa precios:

Pregúntanos por toda nuestra gama Masajes desde 20€

Carrito

facebook

¿Quieres hacer dieta?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Cargando…